martes, 2 de diciembre de 2008

Por fin se desenmascaran

Cada vez que se comenta, echan balones fuera, diciendo que el Islam es peor, pero nada de eso, la iglesia acaba de demostrar que su homofobia no tiene que envidiar a la de ninguna de las tres principales (en número de socio, se entiende) ni a muchas de las secundarias. Leer la noticia publicada en dosmanzanas.com y lo entenderéis


6 comentarios:

NO SÓLO LO PIENSO dijo...

Hola, soy Raúl (nosololopienso). Te he dejado un comentario en dos manzanas que de reproduzco aquí:

'Deabrutxiki, cuando digo que no me indigna no quiero decir que todo lo que rodea a esta panda de lunáticos no sea deplorable y repugnante. Me refiero más bien a que la acción LGTB en relación a los desmanes de estos hijosdeputa debe ser ordenada, planificada y constante. No importa las barbaridades que puedan decir, ellos no deben marcar nuestra agenda. Eso no quiere decir que esta última salida de tono no sea particularmente hiriente. Pero mañana o dentro de unos días, cuando todo esto tal vez se haya acallado, a mí me seguirán teniendo enfrente, igual que a tí estoy seguro. Mañana y todos los días. Un saludo.'

Deabrutxiki dijo...

Te doy la razón. A mí también me tienen en frente aunque no hagan manifestaciones como estas, pues el propio día a día de esa institución, tal y como tienen configurados sus privilegios atenta contra las bases se la democracia en mi opinión. Quizás ahora comprendo mejor tu mensaje, cuando has explicado que no han de marcar la agenda, aunque según que salidas de tono creo que deben ser contestadas. Aquí en donosti se va a hacer

NO SÓLO LO PIENSO dijo...

Gracias por contestar, me ha gustado tu blog. Es agradable iros poniendo cara a la gente que me encuentro por dosmanzanas. Si quieres puedes visitar mi blog. Un saludo desde Málaga.

Deabrutxiki dijo...

Alguna visita te he hecho alguna vez; ya te dejaré un comentario. Un abrazo

Crasamet dijo...

"Por fin se desenmascaran".

Creo que este título que has elegido para la entrada es el mejor resumen de todo esto. Aunque para muchos de nosotros esta gentuza no tenía máscara, la verdad es que, con esta declaración, todos aquellos que nos querían vender la moto de que la Iglesia Católica es menos homófoba que otras religiones (especialmente el Islam) se han quedado completamente con el culo al aire.

Desde que, hace ya unos cuantos años, entré por primera vez en el COGAM y descubrí que existía en él una Comisión de Asuntos Religiosos, el tema de las relaciones entre religión y homosexualidad no ha dejado nunca de sorprenderme. Siempre pensé que la oposición clara, abierta, sin tapujos, de la Iglesia, de todas las iglesias, hacia los homosexuales tendría como consecuencia lógica un elevado porcentaje de ateísmo, agnosticismo y anticlericalismo entre la población lgtb.

No sólo no es así, sino que hay muchos gais y lesbianas que están deseando hallar el más mínimo gesto, la más mínima expresión que ellos puedan interpretar como una palabra amable de algún representante de la iglesia para vivir más felices. Incluso, todos los hemos visto en Dosmanzanas y en otros sitios, hay quienes nos quieren hacer comulgar a los demás con ruedas de molino.

Creo que estas declaraciones de la Iglesia oponiéndose a la resolución de la ONU son bochornosas e indignas y que tenemos que criticarlas con todos los medios a nuestro alcance. Pero también creo que es preferible una Iglesia que muestre su hijoputez a las claras a una que se ande con medias tintas.

Un saludo, Deabrutxiki.

Deabrutxiki dijo...

En lo que comentas sobre gays y religión, he leído en más de una ocasión que mucha gente necesita encontrar en la religión la felicidad, y parece ser que muchos tienen ese síndrome del hijo agredido que cómo sólo conoce el amor de sus padres, por muy doloroso que sean, mientras no redescubran lo que es el cariño, seguirán adorándolos.
Por otro lado, 40 años de miedos metidos por la religión y la dictadura han creado mella. Han metido la religión a base de miedo, y la gente no quiere ir al infierno, en vez de cuestionarse si existe el infierno.
Por mi parte, no será