jueves, 18 de diciembre de 2008

De griegos, profesores y sindicatos


Ufffff……! Esperad un segundo que me recupero, y es que llevo todo el día pinchándome para ver si estoy soñando, y ya no saco ni sangre. Tras años en los que el neoliberalismo más radical, acompañando de voces como las de la presidenta de Madrid y su manía de cargarse todo lo que suene a social, ya sean logros como la sanidad o la educación universal, o ídolos, como son Mayo del 68 o el Ché (por más iconos Pop que sean hoy en día), tres noticias, tres, han irrumpido en la sociedad de golpe, demostrando que el pueblo, que la izquierda, siguen vivas, y no están en coma, sino que azotan a la derechona, que si bien sigue en su poltrona, ahora el cojín en el que se sentaba comienza a dejar que se noten los pinchos de la silla. Vayamos por parte.

- Grecia: Salvando las cortinas de humo sobre destrozos, lo que queda claro es que la juventud del país que inventó la democracia (y largó a la que ahora tenemos como señora del jefe de estado y que no se corta en insultarnos) están hartos de ver como la oligarquía han destrozado su bienintencionado invento corrompiéndolo desde sus defectos. Es cierto que ha tenido que morir a manos de la policía un joven de 16 años para que todo saltara por los aires, más que una gota de desborda el vaso, un chorretón amargo. Pero el caso es que lo ha logrado, y ahora piden que la izquierda europea esté con ella. Y algo ha empezado, pues las aulas de las universidades empiezan a estar llenas de alumnos que no critican que se renueve la educación superior, sino que no quieren que las universidades se conviertan en un supermercado de títulos y titulados (y de paso muera el espíritu crítico que nace en esa facultad)

- La movilización del profesorado y las APAs de los colegios públicos de la comunidad valenciana han conseguido dos objetivos: que se deje de lado, por el momento, la ignominia de dar educación para la ciudadanía en inglés (a alumnos que no la entienden), buena noticia por muy descafeinada que haya quedado la misma, y que el presidente se comprometa, ya veremos, a que afligirá la situación de escándalo en la que se encuentra le educación pública en barracones y sin una buena red de educación infantil. Y lo han conseguido ellos, en la calle.

- Hoy se ha suspendido, de momento también (y es que las alegrías nos duran poco) la normativa que pretendía flexibilizar el mercado laboral hasta las 65 horas, en un momento en el que se cuestiona, y mucho, que una persona pueda rendir 8 horas diarias. Los sindicatos, desaparecidos aquí casi desde los pactos de la Moncloa, han reaccionado y se ha tumbado la directiva. No me deja de lado, eso sí, el regusto de que tanta alegría no sea un forma de engatusarnos para metérnosla después.


5 comentarios:

Yosu dijo...

Es que estos neocon son muy activos... Debe ser que no dedicarse a ciertas cosas da tiempo libre para jorobar al vecino.
D todas formas todo forma parte de lo mismo: a pesar de la crisis de ajuste que vivimos por la especulación desvocada que promocionaron, ahora se nos aparecen como los salvadores y defienden medidas más liberales aún para acabar con el lío que ellos y solo ellos provocaron.
Y encima habrá que darles las gracias.
Y si no comulgas (nunca mejor expresado) con ellos, entonces te tilan de "antisistema" y te echan para un lado...
Qué bien

Deabrutxiki dijo...

Eso es integrismo. Su label.....

Yosu dijo...

De todas formas esto da para una tesis (o varias).

Lo de las formas de reacción que nos quedan ante los abusos en este mundo nuestro de la mal llamada globalización está adquiriendo un cariz que preocupa. ¿O alguien se cree que podemos tomar la parte por el todo?
Sorprendería que se hubiera prendido la mecha por un desafortunado hecho (la muerte de un crío nada menos) si no hubiera caldo de cultivo suficiente para una reacción así.
El problema es de imagen: ¿cómo explicar una situación así en los minutos cronometrados de un telenoticiario sin perder los matices y sin poder hacer un análisis mínimaente serio?.
Optamos por lo cómodo: resumen de lo más espectacular y las lecturas más profundas para otro día.

Luego el tema de Educación para la Ciudadanía (EpC) acaba siendo un puro esperpento (España es así, que diría aquel) porque en la base de todo está el hecho nada despreciable de que una Administración decide retorcer la ley y obstaculiza su cumplimiento.
¿Puedo yo también reinterpretar las normas referentes al IRPF?. Creo que no.
Eso y lo de no casar parejas del mismo sexo que ejerce el Alcalde de Valladolid, por poner un ejemplo de malentendida objeción de conciencia, son ejemplos palmarios de que la derechona más reaccionaria usa y abusa de las leyes y normas y se pasa por el arco de salva-sea-la-parte los derechos de quien no comulga con sus ideas.

Si ellos lo hacen es objeción de conciencia.
Si lo haces tu es un movimiento antisistema, vandalismo, inadaptación o causa de electroshock.

Y lo de las 65 horas no deja de ser una receta de viejo cuño (s. XIX más concretamente) para ganar competitividad ante la competencia china y tailandesa...
Si ellos trabajan por esos sueldos y en esas condiciones el problema no se va a solucionar sólo con el aumento de jornada. Qué va. Harán falta otras reformas que acerquen ambos mundos para poder competir.
"Competir", curiosa palabra.

La crisis de ajuste ante la especulación exagerada que proponían e imponían los neocon la pagamos ahora todos con una rebaja de condiciones laborales???
Ni de coña.
pero no desfallezcamos, que la iniciativa ha sido tumbada, no enterrada.
Ojo con los salvadores con recetas milagrosas.

Deabrutxiki dijo...

Lo cierto es que (dentro de mi mala saña, jeje) he buscado algún matiz con el que discrepar, pero no lo he encontrado. Los neocons, los fachas de toda la vida y la oligariquía, unidas en una noticia por haber recibido sendas bofetadas de la resistance (en française) o lo que es lo mismo, de todos aquellos que no toleramos más manipulaciones, más hipocresía (señalas muy bien lo de la objeción de conciencia parcial) y más recetas de neoliberalismo deconstruido, que así se lleva ahora todo.
La actual crisis financiero ha puesto en jaque a un sistema caduco, y parece que los ciudadanos empiezan (ojo, empiezan) a despertarse y quitarse los Ipod de sus oídos y no soportan las memeces que oyen.
Un saludo

Yosu dijo...

Al respecto de los antisistema es recomendable, muy recomendable, el artículo de contraportada de hoy 19 de diciembre de Juan José Millás en el País.