sábado, 5 de julio de 2008

Reflexión

En ocasiones, cuando uno se pone a hablar con aquellos que planean salvar el mundo, que se embarcan en la misma arriesgada misión que uno, siente que va a encontrar gente solidaria, con ganas de compartir, con hambre de justicia, etc. Y bueno, eso es cierto es parte, o por lo menos lo es hasta que sacas a esas personas de la parte del mundo que quieren salvar y les hablas de aquellas que también necesitan ser salvadas. Entonces las respuestas sueles ser secas, coercitivas, sectarias, intolerantes. Vamos, todo un poema.

Quizás esto que diga no es nuevo, y se ha dejado caer por gente que merece ser oída por las verdades que sueltas, como Javier Sáez o Paco Vidarte (cuyo valor sigue trascendiendo más allá de su muerte), pero no por eso deja de ser necesario decirlo, seguir argumentándolo o intentar que la gente lo comprenda, porque ¿Quién lucha por salvar el planeta de desastres naturales no comprender que la tasa de mortalidad de los países en guerra es una catástrofe natural? ¿Quién lucha por equiparar sus derechos civiles ha de pasar por alto que a otros ciudadanos se les quita al clasificarles como ilegales? ¿Una mujer que lucha por acceder a un puesto de trabajo en la misma calidad que un hombre puede despreciar las peticiones salariales que le hace su asistenta, mujer y ecuatoriana? ¿Acaso el sufrir una discriminación nos da derecho a afligir otras?

Con estas palabras no quiere erigirme como Pepito Grillo ni salvador de nadie; sólo quiere que se abra un debate en todas esas macro-organizaciones que luchan por distintos aspectos para que reflexionen sobre si están realmente luchando por algo, o incluyéndose cómodamente en una estructura de por si injusta. Así que MENOS SUVENCIÓN Y MÁS ACCIÓN.

2 comentarios:

amaiur dijo...

uste det etica marican irakurri nula jazartua zenak bestea jazartzen zuela bera egoteko botere sentsazioarekin (testuan komentatu dezuna alegia) ta hobe litzatekeela hanka jartzen badizute lepoan burua ez altxatzeko, zuk beste norbaiti hanka jarri beharrean denak batu eta hanka jarri dizuenari hanka txikitzea.

eta ados nago.

Deabrutxiki dijo...

Esan dudan bezala, hitzak ez dira nireak, gutxienez ez ziren. Baina dagoeneko nireak egin ditut eta nere diskurtsira moldatu dira.