jueves, 8 de junio de 2006

El gobierno de la minoria

Vamos a participar todos en un experimento científico con unos resultados que si no me gano el premio Nobel este año es por envidias. Vamos a convertir a la mayoría en minoría. ¿Y a coño de qué viene esto? O al menos seguro que más de uno se lo está preguntando, pues a que ya me estoy cansando de esas personas que van diciendo que las minorías intentamos imponer a la mayoría nuestra voluntad. Bien, pues yo lo que quiero que vean estas personas lo muy equivocadas que están.

Lo primero es definir el perfil de esa mayoría. El dueño y señor según estas personas es Hombre, de mediana edad, blanco, occidental, cristiano (en todas sus variantes), de nivel adquisitivo medio o alto, heterosexual y de ideología centro o derecha.

Bien, ahora vamos a coger a toda la humanidad y quitaremos a:

- Todas las mujeres (aunque algunas encajan muy bien dentro de ese patrón, ¿O no, señora Botella’

- A los niños y a los ancianos (que por mucho que opinen no tienen derecho a voto)

- A todos aquellos que no sean blancos (Excepto a Condelezza que cumple también el punto uno

- A todas aquellas personas que vivan puteadas por el FMI ya que le deben pasta(los demás sólo estamos sometidos)

- A quienes su Dios aún no haya protagonizado un Best Seller (y también a aquellos para los que Dios es su personaje de ficción favorito)

- A aquellos que están alejados del sueño ficticio de llegar a fin de mes (y también a los que están alejados de la idea de comer por lo menos una vez al día)

- A aquellos que nos gustan las macedonias y nos entrenemos viendo si los demás comen peras o manzanas (y como no, a aquellos que naciendo peras quieren ser manzanas).

- A aquellos cuyos valores sociales no empiezan y acaban en el propio lucro (o aquellos que se preocupan por los demás)

Bueno, repasamos entonces ahora el concepto de mayoría y minoría, o acaso está el resultado del experimento lo suficientemente claro como para seguir. Me imagino que con que media neurona esté activa se habrá entendido el resultado. Así que después de la clase de ciencias os pongo los deberes ¿Por qué seguimos siendo tan gilipollas para que nos vendan lo contrario? ¿Por que nos manda la minoría y nos dice cómo tenemos que ser? Movimiento, que junio ya esta aquí

2 comentarios:

Anónimo dijo...

..... utopia, divino tesoro.
..... imaginacion, poder oculto.
..... la ceguera, impide ver en el ojo propio la paja usada como arma contra el ojo ajeno

Deabrutxiki dijo...

Entonces lo que tendremos que hacer sera imaginar otro mundo, que ese es nuestro poder, guardar la utopía en nuestra mente pues es el tesoro que jamás nos robarán, y abrir los ojos en todo momento. A pesar de mi pesimismo nato, aún creo que se pueden hacer las cosas.