jueves, 12 de marzo de 2009

Hoy la ha cagado




El otro día subí un comentario suyo elogiando una respuestas, pero ya advertí que no siempre coincidía con él. Hoy la ha cagado y si no leerlo aquí. Por lo menos las respuestas que recibe, en su mayoría hacen ver que la sociedad empieza a estar harta de excusas baratas para defender conductas homófobas. Si se documenta un poco, sr. Reig, comprobará que las cosas no son tan simples. Y por cierto, Freud hace siglos que dejó de interpretarse tal cual ¿no lo sabe?

2 comentarios:

Yosu dijo...

P´os fale!
Visto el tono del comentario sólo queda ver la vida como el Makinavaja...
Aparte de que sea todo delirante y le suene a relato infantil" (¿?¡!¿?), que a mí de niño no me han contado nunca cuentos de este cariz (afortunadamente), el fondo que deja ver es el consabido del ataque al jurado popular como base. Y luego el tópico de dos viciosos a punto de delinquir que son redimidos por su víctima potencial por la vía de la cuchillada reiterada.
Es todo tan delirante que no sé cómo puedes encontrar alguna vez ganas de entrar en esa página de comentarios.
Y que haya gente que le pide opinión ya es para sorprender a cualquiera.
En cuanto al fondo de la cuestión, homofobias diversas y argumentaciones absurdas añadidas se suman a la linea de que el jurado popular sin orientación ni asesoramiento es una puesta en escanea que resulta poco operativa.
Pero no es problema de modelo sino de cómo se gestiona la figura.
Por lo demás, ¡hay tanto que poder decir de la homofobia!.
En cualquier caso, conviene abstraerse y pensar que hablamos de otro caso diferente en el que no hubiera componente homo: un acusado acuchilla a dos personas (en el número que conocemos) y alega miedo irracional. Como el resultado es de muerte no hay más testimonio que el suyo y las pruebas que la Científica haya aportado: puerta rota, intento de incendio para borrar huellas...
¿estaríamos diciendo lo mismo?. ¿Alguien en su sano juicio culparía a las víctimas?.es que es todo tan delirante...

Deabrutxiki dijo...

Lo cierto es que este hombre en más de una ocasión ha pecado de misógino, y está claro que la misoginia y la homofobia van de las manos porque son reacciones para seguir manteniendo el poder hegemónico del macho heterosexual. Y sí, el juicio no debería tener más vueltas porque estaba claro, con antecedentes que ya estaban claros en el momento del brutal asesinato.